3 motivos para visitar Mljet, la isla más verde del Mar Adriático

Su abundante vegetación, sus playas de arena fina, su Parque Nacional y el encanto de sus pueblos hacen de esta isla croata, de 37 km de longitud y tan solo 3 km de ancho, una de las más atractivas y paradisíacas del Mar Adriático.

Para moverte por Mljet, vas a necesitar tu propio coche, ya que no hay transporte público en la isla. Lo mejor que puedes hacer si estás de ruta por Croacia, es llevarte el coche de alquiler en el ferry, que sale de Prapatno y llega a Sobra en un trayecto de unos 45 minutos. Para más información sobre horarios y precios de los ferrys, visita la web de Jadrolinija, la compañía que los opera. También tienes opción de llegar a Mljet desde otros puntos como Dubrovnik o Split, pero los barcos que salen desde esas ciudades no aceptan vehículos y tendrás que alquilar el coche allí, lo cual es menos recomendable porque los alquileres son más caros y los coches más viejos. Otra opción para moverse por la isla, especialmente por la parte norte, es en bicicleta, pero esta opción no es apta para todos los públicos, ya que es necesario tener una buena forma física.

Mljet es una isla muy virgen, ideal para desconectar y para relajarse. La tranquilidad y la poca masificación turística son dos de sus principales caracteríticas. Aún así, si buscas un poco de acción, hay varios planes que no te defraudarán y que son suficiente motivo para que la visita a la isla merezca la pena:

  • Ruta en bici por el Parque Nacional de Mljet. Este parque natural se sitúa al norte de la isla y está formado por dos lagos de agua salada (Veliko Jezero y Malo Jezero). En la entrada al parque, verás un puesto enorme de alquiler de bicicletas. Así como recorrer la isla en bicicleta me parece un poco locura si no eres un ciclista muy experimentado, la ruta por el parque natural es una actividad que recomiendo a todo el mundo, aunque no estés acostumbrado a montar en bici, porque el camino es bueno, sin grandes pendientes y el recorrido no es demasiado largo. Dentro del parque, hay varios restaurantes, por lo que no es necesario llevarse la comida de casa, aunque si te quieres ahorrar unas kunas (la moneda oficial de Croacia) tampoco es mala opción. Si visitas este parque después de haber visitado los Lagos de Plitvice no vayas con grandes expectativas, porque es mucho menos impresionante, pero lo bueno es que aquí, a diferencia de Plitvice, sí está permitido el baño y, por otra parte, está mucho menos masificado.
  • Visita a la Cueva de Ulises. Cuenta la leyenda que Mljet fue el lugar que sirvió como inspiración al poeta griego Homero para crear la isla de Ogigia en La Odisea, donde la ninfa Calipso tuvo retenido a Ulises durante 7 años. A la cueva de Ulises se puede llegar a pie desde el pueblo más cercano, Babino Polje, que se encuentra a unos 30 minutos andando por un camino de tierra. El efecto óptico cuando llegas a la cueva es realmente impresionante, ya que se ve un gran socavón dentro del mar. Una vez das la vuelta para acceder a la parte de la cueva que da al mar, te encuentras uno de los bares más hippies y más auténticos que he visto en mi vida, con una vista al mar espectacular. Al bajar llegarás a la zona de baño, con saltos desde diferentes alturas y acceso al interior de la cueva. Eso sí, no te creas que vas a estar solo, para lo tranquila que es la isla y el difícil acceso a la Cueva, nos pareció que había bastante gente.
Cueva de Ulises
  • Visita a la playa de Adán y Eva. ¿Conoces el programa de televisión Adán y Eva? ¿Ese en el que dos desconocidos empiezan a intimar como Dios les trajo al mundo en una playa paradisíaca? ¡Pues esa playa existe y está al sur de la isla de Mljet! Para llegar hasta ella, debes dirigirte con el coche a Saplunara, donde se encuentran las únicas playas de arena, y no de piedras, que encontramos en toda Croacia. Una vez aparques el coche, tienes que andar aproximadamente 40 minutos hacia el este bordeando la costa. Si no la encuentras, pregunta; es una playa bastante conocida en la isla por su aparición en televisión y probablemente tanto los autóctonos como otros turistas podrán guiarte hasta ella.

¿Te he convencido para que visites esta maravilla del Mar Adriático? Si ya has estado allí, ¿qué fue lo que más te gustó? ¿Hiciste alguna otra actividad diferente a las que explico en este post? ¡Cuéntamelo todo en los comentarios!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s