Cuando cambias Barcelona por Madrid

1. Descubres que el agua del grifo sabe bien.

No sé si es verdad o es una leyenda urbana, pero hay rumores que dicen que cuando bebes agua del grifo en “la capi” es como si bebieras Bezoya.

2. Descubres que tu pelo puede ser maravilloso.

No sé si es por el agua o por el clima, pero el caso es que el pelo es mucho más suave y con unas formas más definidas y armoniosas cuando vives en Madrid.

3. Los taxistas están “mu locos”.

En Madrid la mayoría de taxistas intentarán darte conversación, pero ésta no siempre será agradable. De hecho, hay un 99% de posibilidades de que te digan algo del tipo: “porque esto en tiempos de Franco no pasaba…”

4. Cuando ir por Preciados se convierte en una carrera de obstáculos.

Tendrás que esquivar a varios elementos habituales de la zona, como los “compro oro”, los hombres-pancarta que promocionan buffets libres o los captadores de ONGs que se las ingenian todas para conseguir que te pares.

5. Cuando te encuentras con personajes tan variopintos como los heavys de la Gran Vía, los “lazy beggars” o un chico sin brazos que hace mucho ruido moviendo un vaso lleno de monedas con la boca.

6. Cuando vas por Fuencarral y un hare krishna te dice que se te ha caído la sonrisa.

7. Cuando te pasarías horas observando los modelitos hipsters que se pasean por Malasaña…

8. … y otras tantas observando la elegancia de los modelitos que se pasean por Serrano.

9. Los gitanos vendiendo frambuesas a la salida del Corte Inglés de Goya.

10. Las cabras que chascan la mandíbula emitiendo un tétrico ruido en la Plaza Mayor.

11. Los bocadillos de calamares en la Plaza Mayor (¿alguien dijo café con leche?)

12. Cuando vas por la calle y de repente te cruzas con un famoso. Granvía

13. Cuando te compras una bici y después te das cuenta de que hay más cuestas de las que pensabas en la ciudad.

14. Cuando te roban la bici.

15. Cuando sales a tomar una caña después del trabajo y nunca sabes cómo acabará la noche.

16. Ponerse a hablar con cualquiera sin que se piense que vas a pedirle algo.

En Madrid es muy común hacer lo que denominamos “pandilla basurilla”, esto es, juntarte con uno y con otro a medida que avanza la noche y acabar de repente un grupo de personas, cada uno de su padre y de su madre, pasándolo maravillosamente todos juntos.

17. Cuando descubres que la tradición del “caganer” ha llegado a la capital en forma de “cagones”.

En el mercadillo navideño de la Plaza Mayor se pueden observar figuras parecidas al “caganer” pero de mayores proporciones y con caras de personajes famosos.

18. Cuando se acerca la Navidad y la gente empieza a ponerse cosas raras en la cabeza.

En Madrid existe la extraña costumbre de adornarse la cabeza con gorros en forma de árbol de navidad, orejas de reno, pelucas de colores cantones y otros motivos navideños (y no tan navideños) en estas fechas.

19. Que las calles estén llenas de gente incluso cuando el termómetro marca temperaturas bajo cero.

20. Que te pidan 300 euros por una habitación en la que tienes que agacharte para poder entrar.

21. Cuando descubres que la típica tienda de al lado de casa que abre hasta tarde y te puede salvar de más de un apuro no es un “paqui”, sino un “chino”.

22. Y que los que venden latas por la calle no dicen “sexy beer”, sino “selvesa”.

¿Tú también te has mudado a Madrid? ¿Hay algo más que te haya sorprendido de esta maravillosa ciudad? ¡Cuéntamelo en los comentarios!

Anuncios

9 comentarios sobre “Cuando cambias Barcelona por Madrid

  1. Sólo un cateto valora la playa para vivir en una ciudad cuando esta sólo es usable 2 meses del año. Enhorabuena.

  2. Acabo de descubrir tu blog via tu Facebook y me encanta !

    He vivido casi 2 años en Barcelona antes de mudarme a Madrid y estoy deacuerdo con todo !

    Lo del pelo me paso igual: En Barcelona se me caia muchisimo el pelo y en Madrid se soluciono.
    Y lo de la Bici… Me compre una en Madrid porque me acordaba que en Barcelona habia cariles de Bicicletas en todas las callea y… Nunca la usé 😀

    1. Cathy, ¡gracias por tu comentario! Lo bueno es que ahora en Madrid tienen el servicio municipal de bicis eléctricas, ¡eso sí que es una maravilla! Ya no tienes que preocuparte por si te roban la bici, ni por si te cansas subiendo una cuesta. Eso sí, lo de hacer más carriles bici aún es una asignatura pendiente en la capital. ¡Saludos! 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s